viernes, 23 de junio de 2017

RECORTES EN AYUDA A DOMICILIO (PERO QUE PAREZCA LO CONTRARIO)

*Una colaboración de JUAN CARLOS MUÑOZ RIESCO

para Colectivo Puente Madera


Escuchando cantar y contar los números sobre dependencia y los enormes logros conseguidos por el equipo de inmortales de Bienestar Social de Gª Page, quienes tenemos algún tipo de familiar con una situación de dependencia reconocida o con carencias en sus habilidades básicas y necesitan ayuda diaria deberíamos notar claramente cómo llega esa ayuda en la forma e intensidad en la que la necesitan. ¿Es así?, ¿todo va bien? Pues no.
Y es que una cosa son los números y las múltiples formas de generarlos para sacar pecho en ruedas de prensa y otra la situación real de las personas y las familias a las que has contabilizado sin importarte si están o no atendid@s correctamente. Prestaciones prescritas a quienes no las quieren, no las necesitan o pasan tiempo indefinido en listas de espera no son personas atendidas, por mucho que por medio de las estadísticas oficiales se empeñen en querer convencernos de que sí.
Para entender lo que sucede con el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) en Castilla-La Mancha, hay que explicar varias cosas: la Junta convenia con los ayuntamientos la prestación del SAD y son ellos quienes gestionan el copago, en base a una tasa municipal que cada ayuntamiento puede variar a su gusto.
Hace bastantes años se ampliaban los convenios cada vez que alguien lo necesitaba, siendo una de las prestaciones de acceso rápido y que mejor servicio prestaba, dado el carácter principalmente preventivo del mismo.
Más tarde vinieron todo tipo de recortes: se pidió como requisito para el acceso al SAD el tener reconocido un grado de dependencia, algo que dejaba fuera a mucha gente y que cuestionaba su carácter preventivo para centrarse en los casos claramente asistenciales. Dejaron de ampliarse los convenios para dar cabida inmediata a nuevas solicitudes, por lo que empezaron a generarse listas de espera y cada vez en más municipios. Con las listas de espera, para cuando se quita el requisito de tener reconocido grado de dependencia, el acceso no sólo no es inmediato, sino que las personas que lo necesitan pueden tener que esperar para incorporarse hasta casi un año o para poder ampliar un servicio que ya se está prestando pero necesita más horas.
En Castilla-La Mancha son cientos de familias/personas las que están en estas listas de espera. En muchos casos cuando por fin se les avisa de que se pueden incorporar al SAD, esas personas ya están atendidas en residencias, o por personas sin contrato, o la situación ha variado tanto que el número de horas que se les concede es insuficiente y deben volver a esperar para que se les amplíen las horas que realmente necesitan.
Todo esto es de locos. Pero la situación es aún peor tras los recortes encubiertos de la Junta. Quienes trabajamos en los Servicios Sociales Básicos nos llevamos la sorpresa hace pocas semanas de que las horas de Ayuda a Domicilio de las que disponíamos en muchos municipios desaparecieron sin previo aviso ni explicación. ¿Y por qué no hacer esto en 2017 si en 2016 ya se hizo y no pasó nada?
Al final de cada año se incorpora al convenio a las personas en lista de espera. Esto a los inmortales de Gª Page no les gusta, porque al final de ese año que comienza se prestarían más horas totales de SAD. Por este motivo llevan dos años retirando las horas disponibles en los convenios donde hay alguna. Sin aviso, sin explicación y por tiempo indeterminado (supongo que hasta que las horas coincidan con el dinero que tienen pensado emplear). Así, en los municipios donde había horas suficientes para poner nuevos casos en marcha ya no se puede hacer y en los que existe lista de espera, se truncan las expectativas de poder incorporar a alguna familia aunque haya una baja, ya que las horas que no se prestan por hospitalizaciones o situaciones transitorias no se acumulan para otros casos, sino que desaparecen del convenio. Y todo para “gastar” menos a costa de no atender a quien tiene su derecho reconocido.
Y nadie protesta pública y enérgicamente. Nadie dice nada salvo algunos profesionales (muy pocos para la gravedad del asunto).
A finales de 2011 la Cospe-Junta dio la orden de recortar el SAD el 47%. Y se hizo también sin que prácticamente nadie dijera nada. Quizá si ese hecho hubiera llegado a los tribunales de justicia hubieran tenido que recular y mucha gente, responsables y profesionales serviles que no dudaron en aplicar ese recorte, hubieran tenido que dar explicaciones y asumido su responsabilidad.
El SAD es una de las prestaciones básicas garantizadas por la Ley de Servicios Sociales. Lo que está pasando es muy grave, ya que no se está atendiendo a quien lo necesita ni correcta, ni rápidamente.
Si estas prestaciones no funcionan asistencialmente ni mucho menos de forma preventiva, no queda más que el aumento de la necesidad y de la demanda de institucionalización en residencias, por lo que el panorama es desalentador y mucho más caro para la Junta. Eso si, más negocio para las grandes empresas privadas del sector, curiosamente.
La Junta está empeñada en acomodar las necesidades de la gente al presupuesto (muy escaso) que destinan a atenderlas. Y en Servicios Sociales eso es una barbaridad. Y esta desidia cruel que tanto daño provoca tiene responsables con nombres y apellidos y están todos en el gobierno regional.

Pd.: Mientras tanto la Diputación de Albacete derrocha 600.000 euros en una convocatoria de ayudas de emergencia social que duplica la anual de la Junta y a la que un tercio de los ayuntamientos de la provincia no se han adherido, incluido el de Albacete. Todo mientras se amplían enormemente las listas de espera del SAD y del servicio de comidas a domicilio, prestaciones ambas que gestiona precisamente la Diputación a través del Consorcio de Servicios Sociales.



* Una colaboración para Colectivo Puente Madera de

Juan Carlos Muñoz Riesco

Trabajador Social






sábado, 17 de junio de 2017

MOCIÓN CONTRA LA MALA EDUCACIÓN

Si estuviéramos en un país verdaderamente democrático el señor Méndez de Vigo, ministro  de Educación y Portavoz del Gobierno, ya no sería ministro.  Pero nos gusta imaginar cómo debería haber sido su última rueda de prensa, la que con toda sinceridad debía haber dado, desde sus formas amables y exquisitas:
“Señoras y señores, ciudadanos todos que pagan mi sueldo: la verdad es que no tengo ni idea de qué se estuvo hablando durante la moción de censura del señor Pablo Iglesias contra el presidente Rajoy, yo estaba con mis lecturas, aunque llegado el momento de la votación mi amigo Rafael Hernando, tan guasón él, me dijo que votara NO, y eso hice…
Sí, señor periodista, he entendido su pregunta: efectivamente, he consultado mi nómina y tengo que confesar que no, no me han descontado esos dos días de sueldo, así es que he pensado que con ese dinero puedo comprarme otro par de libros, para cuando Pedro Sánchez presente su próxima moción… Sánchez o quien sea, no tengo intención de prestar la mínima atención…
Claro, señora periodista, créame que mis lecturas han sido de provecho para nuestro país: le he pasado los libros a la Comunidad de Madrid, para que el consejero de Sanidad arranque las hojas y, dobla que te dobla, enseñe a los niños que se desmayan por el calor en las aulas a hacer abanicos de papel… con esas dos mil páginas pueden abanicarse, por turnos, por supuesto, unos cuarenta mil niños… eso sí, pediría que mientras se abanican no dejen de prestar atención a lo que dicen sus profesores, que es siempre muy importante para el país.
No, claro, estimado periodista, no me parece bien que los niños utilicen dispositivos electrónicos ni móviles durante las clases para enviar mensajes en twitter o whatsapp, porque eso sería una falta de respeto a sus profesores y un despilfarro de recursos. Yo recomendaría a los niños a que se esperen a ser diputados y diputadas y entonces, si no les gusta leer, podrán dedicarse a insultar y cotillear en las redes sociales en vez de atender a lo que dicen los portavoces.
No, claro que no, ¿cómo podría parecerme bien que los profesores falten a clase injustificadamente ni que los alumnos lleguen con retraso a clase? Ah, ¿sí? ¿Quiere decir su periódico que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, se saltó tres horas de la moción de censura con la que se pretendía removerle de su puesto? Pues, la verdad, ni me había fijado, estaba yo tan absorto con mis libros…
No, no he tenido oportunidad de averiguar por qué la televisión pública interrumpió su emisión para intercalar unos anuncios mientras intervenía el portavoz socialista… ¿cuándo dice usted que pasó eso? No sé, es que yo estaba con aquel capítulo tan entretenido…
Vaya, siento lo que dicen en su canal televisivo, pero no percibí yo que en la intervención de Rafa Hernando hubiera nada ofensivo hacia las mujeres ni falta de respeto al Congreso como depositario de la soberanía nacional, ni nada de nada… y yo creo que en ese momento yo estaba atendiendo, aunque no se lo puedo asegurar… no sé, la verdad es que él es una persona muy respetuosa que representa perfectamente qué es el PP y para qué queremos seguir en el gobierno, pues somos todos nosotros honrados, decentes y honestos. Y, por supuesto, trabajadores y educados.
No, la verdad es que no tengo ni idea de por qué hay tantos millones de personas en este país, de hecho una mayoría si uno sabe contar, que quieren que dejemos el gobierno. Pero, bueno, hasta que se pongan de acuerdo, creo que me puedo leer las obras completas de Mortadelo y Filemón. Es que este país, estimados periodistas, es de risa”.


@CPuenteMaderaAB




sábado, 10 de junio de 2017

MEMORIA DE LOS NADIE


Como todo el mundo sabe, están los alguien y los nadie. Los alguien son la gente que figura en los libros de texto, la que escribe la historia. Son quienes aparecen en las portadas de los periódicos. Copan los informativos. Acumulan grandes fortunas, detentan el poder, manejan el cotarro. Sonríen constantemente. Molan. Los nadie, por el contrario, apenas ocupan una esquina de los manuales escolares, y siempre como objetos: no son sujetos de ningún proceso, no inventan, no aportan nada a la humanidad, son como niños grandes. O mejor dicho, como animales. Sólo sirven para trabajar, para ser explotados. Y como muy bien dijo Galeano, “cuestan menos que la bala que los mata”.

Nadies son las personas migrantes, que cuestan menos que las frágiles lanchas de plástico que los hunden en el mar.

Nadies son los refugiados, que cuestan menos que las concertinas que les cierran el paso y les desgarran la carne y el alma.

Nadies son los niños y niñas soldados, que cuestan menos que un gramo del coltán con el que funcionan nuestras malditas pantallitas electrónicas.

Nadies son los esclavos que trabajan en las maquilas de todo el mundo, y que cuestan menos que la etiqueta de la multinacional probablemente española que cosen en cada prenda.

Nadies son las víctimas sirias, afganas, somalíes, pakistaníes… que perecen como consecuencia de atentados yihadistas y cuestan menos tiempo en los noticieros que la gastroenteritis de cualquier estrella del fútbol.

Nadies son toda la población yemení, que está siendo bombardeada despiadadamente por Arabia Saudí y cuesta menos que el bolígrafo con el que se firman los contratos de ventas de armas a este país.

Nadies son todos los pueblos despojados de sus tierras (saharauis, palestinos, indígenas…), que cuestan menos que el esfuerzo que hacen nuestros gobernantes para girar el cuello y mirar hacia otro lado.

Sin embargo, a veces los nadies encuentran a otros nadies que son “conscientes de que son pobres”, pero también de que la desigualdad no es una ley natural. Ese es el caso de Antolín Pulido, que el pasado viernes 9 presentó Memoria de los nadie y el resto de su obra en la recién inaugurada sede de Izquierda Unida Albacete. Antolín, el Comandante, nació en Talavera del Tajo (mejor que “de la Reina”) en “una casa oscura (…) en medio de un huerto no propio, al lado de una ciudad asquerosa y medio mediocre, (…) con la comida justa, pero sin justicia”. A los 8 años un picoleto le suministró “unas cuantas docenas de metros de hostias” que le hicieron comprender quiénes eran los enemigos y quiénes eran los suyos. Asistió a un colegio religioso en el que los “gratuitos” como él pasaban por una puerta distinta para que los “hijos de papá” no se contaminasen con su miseria. Se formó como pedagogo y antropólogo en Cuba y México. Ha participado como brigadista en misiones de rescate de niños y niñas secuestrados, esclavizados o víctimas de la pedofilia o del tráfico de órganos por toda África y por toda América. También estuvo en la guerra de Bosnia. Ha vivido largos años en los campamentos saharauis y ha luchado con el Frente Polisario. La trilogía Memoria de los nadie es un compendio de relatos autobiográficos que describen la peripecia vital del autor. Se leen con pasión, con indignación, con asombro, con rabia, con admiración, en estado de estupefacción permanente. Cada página es como una herida por la que sangra el planeta. No siempre son fáciles de digerir las historias que cuenta Antolín. El lector se siente continuamente al borde del abismo, zarandeado por una realidad brutal. Pero es que ése es el mundo de los nadies. Eso es el mundo, en definitiva. Memoria de los nadie nos muestra la realidad que nos ocultan los medios de (des)información. Por eso, léanla. Aunque a veces resulte incómodo. Aunque en ocasiones den ganas de llorar o romperlo todo. Porque lo contrario significa huir, desentenderse y contribuir con nuestra ignorancia a que la humanidad se hunda aún más en la mierda.



domingo, 4 de junio de 2017

VIRGEN PODEMITA


(Solo hay un título, pero teníamos más: Podemos retorna a Trento, ¡Viva la CPP.P.P.!, La OMS negocia con Kichi el traspaso…; De kichis, vírgenes y spaguettis, …)

El PP presentó una propuesta de medalla a la Virgen del Rosario en el Ayuntamiento de Cádiz. Como aval, el 5% de firmas –sin comprobar- de la ciudadanía, y especialmente que fue invocada para la mediación en dos epidemias y un maremoto. Semejantes milagros, no iban a ser nada comparados con el que la virgen obró in situ: ¡se concretaba la coalición CPPPP! Votaron a favor Ciudadanos, PP, PSOE (un partido laico, republicano y de izquierdas cuyo lema práctico es Dios, Rey y ultracapitalismo) y Por Cádiz Sí Se Puede (Podemos). Votó en contra Ganar Cádiz en Común (IU).
Bien, intentaremos usar una jerga moderna y no casposa ni rancia para hacernos entender. Los de arriba (el PP), auspiciados por los grupos nacional-catolicistas (los de más arriba que los de arriba) y sus propios representantes y autoridades (los de arriba de los de arriba) presentaron una propuesta que era de prever que Podemos (los de abajo) rechazarían. Pero hete aquí que algunos de los representantes y autoridades de los de abajo (los de arriba de los de abajo) dijeron que sí. Pero un despropósito en Podemos, no es un despropósito si no viene avalado por algunos/as de sus mandamases (los de arriba de los de arriba de los de abajo). Y semejante charco no iba a ser dejado pasar por Monedero, alguien que en su día anunció que se salía para ponerse al lado de los de arriba de los de abajo, pero que finalmente parece estar arriba de los de arriba de los de arriba de los de abajo. Y así, en esta ocasión se puso al lado de los de arriba de los de arriba y de su propuesta. A Don Pablo (el de arriba de arriba de arriba de los de abajo), le hubiera gustado escaquearse del charco, pero hubo de pronunciarse, afirmando que vio la luz, y que él desconocía lo que todo el mundo sabe, que hay vírgenes que gozan de seguimiento de mucha gente (pero solo valen de verdad las que a él o su personal les caen bien, y entonces, eso sí, son medallas laicas).
Se cuenta que la Edad Media acabó para dar paso a la Edad Moderna, y con ello dios dejaba de estar en el centro de y en todo, para reconocerse a las personas, que podrían normalmente seguir adorando a su dios. Algunos no llegaron nunca a ser modernos. Con el tiempo, la propia Iglesia (la oficial) avanzaría en Concilios como Vaticano II, por decir, y dejaría atrás a Trento. Algunos, creyentes o no, siguen en Trento.
Además, la C.PP.P.P., o al menos PSOE y Podemos lo tenían fácil, se trataba de hacer simplemente lo legal y no saltarse el Reglamento de Honores y Distinciones, que exige que los destinatarios de honores sean personas físicas o jurídicas o se confirmen méritos extraordinarios hacia la Ciudad de Cádiz. En fin…
Kichi puede ser ferviente católico, seguidor de la Iglesia de los penúltimos días por la tarde, ateo o musulmán; puede adorar a vírgenes, beatas y mártires, es estupendo que lo haga, pero no cuando actúa como alcalde. La Iglesia no concede medallas a alcaldes ni gobernantes por hacer bien su papel y tener muchos seguidores, porque una cosa son méritos religiosos y otra bien distinta méritos civiles. Se trata de una falta absoluta de respeto: en el plano religioso a los no creyentes católicos, y a los creyentes católicos con un dedo de frente; y en el plano político a la ciudadanía tolerante. Una vuelta a la Edad Media.
Entendemos que el señor Kichi, en su querencia por el sillón, trague con la presión del poder nacional-catolicista y pase por el aro (corona, collares y pulseras) de la virgen, pero nos cuesta digerir los patéticos balbuceos del resto de podemitas defendiendo semejante felonía.


PD: En el Colectivo PM somos plenamente conscientes que de venir una epidemia (maremotos a nuestra zona no suelen llegar), la virgen podemita no va a mover ni una sola medalla de su ajuar por nosotros. En fin, que nadie se preocupe, no nos volveremos pastafaris ni caeremos en los tentáculos del Gran Spaguetti Volador: aún a riesgo de ser arrojados a la hoguera ¡confiaremos en la ciencia!